sábado, 11 de febrero de 2012

Dos proyectos plantean extraer gas y provocan la alarma de los ecologistas

El Diario de Noticias da cuenta de la charla organizada por  Ecologistas en Acción de Tierra Estella - Lizarraldeako Ekologistak Martxa'n, en Estella-Lizarra, para informar de los proyectos de Investigación en Navarra. 

Dos proyectos plantean extraer gas y provocan la alarma de los ecologistas

Una empresa solicita prospecciones en toda la sierra de urbasa y otras zonas de navarra

Ekologistak Martxan advierte de los riesgos del sistema que aseguran que se utilizará, la fractura hidráulica

Cristina Solano- Sábado, 11 de Febrero de 2012 - Actualizado a las 05:12h


Imagen de ganado en la sierra de Urbasa. (C.S.)

Estella-Lizarra. El Boletín Oficial del Estado publicó hace unos meses la solicitud de permiso de una empresa para investigar la existencia de hidrocarburos en Navarra. Así, Frontera Energy Corporation solicitó hace un año poder llevar a cabo sus proyectos de investigación denominados Pegaso y Quimera.

El primero de ellos tiene un ámbito de estudio de 102.884 hectáreas y como indica el propio BOE cubre áreas tanto de Navarra como de la CAV, concretamente de las provincias de Gipuzkoa y Álava. Así, el proyecto marca los vértices de la zona a estudio que en Navarra van desde cerca de Ziordia hasta Olaibar, Noáin, la sierra de Lóquiz, Larraona y el que se denomina como Monte Común de Améscoa. El otro proyecto, llamado Quimera, tiene 101.032 hectáreas y va desde Navarra hasta Aragón. Los límites en la Comunidad Foral serían Huarte, Urzainqui y Olóriz.

Estos dos proyectos han suscitado una gran alarma entre los ecologistas que aseguran que si se encuentra gas en esas zonas se extraerá mediante un sistema denominado fractura hidráulica, que es el único que se conoce para obtener gas de la roca existente, llamada esquisto o pizarra. Diego Ortuzar, de Ekologistak Martxan, impartió ayer una charla en Estella y explicó que esta técnica se aplica cuando se trata de hidrocarburos no convencionales, que son los que no están almacenados en bolsas debajo de la tierra. Es decir, los que contiene la propia roca. "No se pueden extraer como los otros haciendo un agujero para que salga por diferencia de presión, sino que hay que hacerlo por fractura hidráulica también conocida como fracking".

Los grupos ecologistas consideran que este sistema de extracción tiene importantes afecciones medioambientales, incluso, como indicó Txemi Pérez de Eulate, es una acción "hiperagresiva hacia el medio ambiente. "Se hace un pozo y se perfora hasta una determinada profundidad en vertical, que pueden ser 5.000 metros, hasta la zona donde se cree que está la roca que contiene el gas y luego se perfora en horizontal. Se colocan tuberías en el recorrido y se detona la zona horizontal para romper la piedra. Después, se mete una gran cantidad de agua con productos químicos a muy alta presión y se extrae mediante bombas, en esa extracción sube también el gas metano que ha salido de la roca", explicó Diego Ortuzar.

Sin embargo, los ecologistas ven numerosos problemas en este sistema como que de todo el agua con productos químicos que se introduce "solo retorna el 20%". "El resto se queda bajo tierra y se puede filtrar a los acuíferos que quedan por encima de la zona de extracción y que a veces sirven de abastecimiento a las poblaciones o ganaderías cercanas". Además, del impacto ambiental de la propia extracción, Ekologistas Martxan explica que el transporte del gas obtenido se hace mediante camiones. "Se calcula que son miles al año". Hasta ahora, este sistema se desarrolla sobre todo en EEUU.

Álava En el Estado hay actualmente varios proyectos para extraer gas. La mayor parte se encuentra en la vertiente cantábrica y en Navarra, aunque también hay varios en Andalucía y en las Islas Canarias, y en menor medida en Aragón, Cataluña y Levante. Cada proyecto se encuentra en un periodo diferente de tramitación, pero por proximidad llama la atención uno que se está desarrollando en Álava y de hecho Patxi López anunció en 2011 que unos estudios revelaron la posible existencia de un gran yacimiento de gas en Álava y efectivamente se reconocía que estaba en la roca. Entre las cifras que se barajaban en ese caso, el yacimiento podría abastecer al consumo de todo el Estado durante cinco años, según López.

El ejemplo del proyecto de Álava por extensión es comparable a los que ahora se plantean en Navarra. Así, según Ekologistas Martxan en esa provincia se prevé realizar la investigación mediante nueve pozos y cada uno de ellos ocupa dos hectáreas. "Si después el proceso se industrializa serán cientos de pozos".

En otras comunidades como Cantabria existe una gran respuesta social y ahora en Navarra Ekologistak Martxan desea que la población se informe y se movilice.

Cabe señalar que existen otros proyectos que se desarrollan en otras comunidades pero que tocan de forma más leve a Navarra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada